Comprar ropa: ¿tienda o internet?

Se fijaron eu el actual edificio y todo sucedió rápido porque los dueños «querían marcharse a Cen- tral Park ya que la Quinta Avenida comenzaba a ser demasiado comercial».
100 años después, el espacio se lia reformado gracias al trabajo del arquitecto Tlúerry Despont: seis plantas con todos los productos, talleres, y salones especiales dedicados a clientes irónicos como Grace Kelly, Elizabeth Taylor o Gary Cooper.
Un maravilloso panel con panteras creado por Midavaine da la bienvenida en la entrada principal. «No creo que exista otra tienda así en el mundo -cuenta Despont-, Quería dar a la gente la sensación de estar en una gran maison, con toda su gloria».

Porque han pasado 100 años, pero para Rainero las cosas no han cambiado tanto: «En los años 60 el área comercial creció con Madison Avenue. pero la esencia es la misma. De hecho, ocurre también en París, Londres o Madrid, donde hay zonas con tradición y están muy definidas». El lujo tampoco: «El producto es el mismo. Sí, ha cambiado la idea de la mujer como compradora. ya que ahora tiene capacidad de decisión, sabe lo que quiere y no depende de un regalo. Y algunos cambios según el país, ya que en Europa se compra sentado en una mesa. América es distinta».

Las tiendas físicas siguen siendo, por tanto, relevantes. «Por supuesto que lo son -apunta Rainero-. Internet es un servicio, sin duda, que la gente quiere usar en determinadas circunstancias, pero nuestras piezas necesitan contacto para poder apreciarlas, saber cómo te quedan, ver los detalles… e incluso en determinadas inver- siones la manera de comprar forma parte del placer, del proceso, del recuerdo. Mientras eso continúe, las tiendas seguirán».

Con la rapertura se ha diseñado un collar que recuerda en parte al irónico con el que se adquirió la tienda. «Sólo en la calidad de las perlas -matiza Rainero-, por lo demás es distinto, contemporáneo». El original no es propiedad de Cartier porque «se vendió en una subasta y se desmanteló, dividiéndolo en dos partes». Una pena. El resto del legado continúa intacto. «Es muy interesante porque el cliente busca piezas de ese legado, las clásicas de Cartier. Pero nuestro trabajo es convencerle además de que las piezas nuevas son interesantes ahora y tendrán más valor en el futuro». En 100 años haremos balance de nuevo.» Daniel Borras.
postienda

Posted in Mi blog personal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *