La bicicleta sin pedales para aprender a montar en bici

Una bicicleta sin pedales es una bicicleta de aprendizaje que se utiliza para que los niños entre los 2 y 5 años aprendan a montar en bici y a mantener el equilibrio. Este tipo de bicicleta no tiene ningún tipo de transmisión porque su función básica radica en que el niño desarrolle de forma natural el sentido del equilibrio.

regalar una bici sin pedalesLas bicis sin pedales es el mejor regalo que los padres pueden hacer a sus hijos, pues es juguete didáctico que los preparará en el desafío del aprendizaje y la diversión. Una bicicleta tradicional incluye pedales, frenos y un sinfín de componentes que cuando son tan pequeños lo único que conseguimos es agobiarlos.

Con una bici de aprendizaje los peques solo tienen que concentrar su atención en la cualidad más importante en el aprendizaje que es saber mantener el equilibrio.

La única diferencia entre una bicicleta sin pedales y una bici de niño mayor son los pedales y el kit de transmisión. En la conducción de una bicicleta de aprendizaje el niño se impulsa siempre con sus piernas y no necesita los pedales para avanzar ni moverse. Es una bicicleta muy ligera, un factor muy importante porque cuando los niños son tan pequeños su físico aún no está bien desarrollado y por lo tanto su capacidad para maniobrar una bicicleta es muy limitada.

Ventajas que aporta una bicicleta sin pedales

Seguro que muchos padres han oído hablar de este tipo de bicicletas y lo significativamente importante que son para el desarrollo físico de los niños. Pero a lo mejor no sabéis todas las características que hacen que esta bicicleta sea el juguete ideal para vuestro hijo.

Para mí estas bicis tienen un componente educativo muy importante, por esta razón las ofrezco a todas las familias con niños que vienen a hospedarse a mi casa en vacaciones. En esta web tenéis más información sobre las bicicletas sin pedale sque tenemos en casa https://www.roda-iberia.es/bicicletas-sin-pedales/.

ventajas de las bicicletas sin pedales

 

Son muy fáciles de utilizar

Equilibrio y pedaleo son los dos requisitos básicos para montar una bicicleta. Las bicicletas sin pedales solo cumplen con una de los requisitos que es el mantener el equilibrio. Este factor condiciona al niño a centrarse únicamente en el aprendizaje de mantener la estabilidad durante la conducción y esto se traduce en una experiencia más asumible por el peque y más divertida.

Estas bicicletas exigen al niño el uso de sus piernas para avanzar, girar y manejar la dirección. Esta característica le da al niño un sentido de control y la confianza que necesita para conducir su bicicleta y divertirse.

Las bicicleta sin pedales para niños mejoran su fuerza y coordinación

Además de enseñar al niño a mantener el equilibrio las bicicletas sin pedales exigen al niño la utilización de los pies y de las piernas para manejar la bici. Esta condición ayuda a que el niño mejore gradualmente su fuerza, agilidad y potencie sus habilidades de coordinación.

Ofrecen más seguridad

Estas bicicletas tienen asientos regulables y normalmente la posición más baja de la tija del sillín está relativamente cerca del suelo por lo que una caída no conlleva serios riesgos de que el niño sufra algún daño.

Por otro lado, la velocidad está mucho más controlada pues la velocidad a la que se suelen mover es proporcional a la impulsada por sus piernas reduciendo los riesgos de que el niño pierda el control de la velocidad de la bici.

Promueven un ejercicio físico divertido.

La conducción de una bicicleta sin pedales es muy divertida pero también ayuda a fomentar en el niño una predisposición directa hacia la cultura del ejercicio físico y el deporte. Podemos disfrutar con ellos de paseos en bici a la vez que le inculcamos unos saludables hábitos.

La bicicleta sin pedales es más ligera

Para los padres las bicicletas sin pedales resultan muy fáciles de transportar pues por su sencilla construcción tienen un peso muy ligero y no nos causarán un inconveniente a la hora de movernos con ellas por cualquier sitio. Por su reducido tamaño es muy fácil de transportar o guardar, realmente se adaptan a cualquier espacio.

Fácil transición a las bicicletas tradicionales

Los niños que se acostumbran al uso de bicicletas sin pedales, cuando son más mayores y dan el salto a las bicicletas con pedales lo hacen disfrutando de una experiencia agradable y motivadora pues la habilidad de mantener el equilibrio ya la tienen asimilada.

Los niños que dan el salto a las bicicletas con transmisión utilizando ruedas de apoyo suelen tener una experiencia más frustrante pues la conducción con ruedines los hace sentir inestables y más torpes en la conducción.

Posted in Mi blog personal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *