zapatos de baile Go salera

Zapatos de baile para nuestras novias

Hoy os voy a hablar de tendencia en bodas. Hasta ahora en las bodas siempre has intentado ser la invitada perfecta. Pero si este 2017 eres de las que has dado el SI QUIERO, no quiero ni saber la meticulosa preparación que ahora te ha tocado vivir. Por lo tanto, este post va a ayudaros chicas, a decidir una de las prendas más difícil de escoger, ¡los zapatos!.

Diseña tus zapatos

Tengo claro que serás una novia espectacular y única, por eso mismo te aconsejo que los zapatos los diseñes tú. Antiguamente las novias solamente tenían opción de zapato blanco y medias blancas. Hoy en día las más atrevidas se atreven a decir adiós a los zapatos blancos y aburridos, hoy triunfa la personalidad y la originalidad.

El día mas especial de tu vida mandas tú, por eso los zapatos tienen que ser perfectos para ti.

Si eres indecisa y no sabes qué color y modelo escoger, en la tienda online de zapatos de baile Go Salera tienen modelos para poder empezar a volar tu imaginación y originalidad. Crea tus zapatos de baile, escoge el material, el color, el tacón, los acabados de tu zapato. Elige entre zapato cerrado, sandalia, etc.

En Go Salera tienen una amplia gama de zapatos de baile para que te hagas una idea del modelo que puedes inventar.

¿Comodidad? ¡Zapatos de baile, por favor!

La comodidad en el banquete a la hora de bailar es una cosa de las más importantes que tienes que tener en cuenta. Vas a estar mucho tiempo haciendo fotos con los invitados, saltando, bailando, etc. Por eso te propongo un segundo zapato para intercambiar con el de calle. ¡Te propongo unos zapatos de baile!

Yo misma me diseñé los zapatos con Go Salera aconsejada por una amiga. ¡Fue lo mejor que pude haber hecho!

Después de toda la mañana de aquí para ya con el peinado, el vestido, el book fotográfico, la ceremonia, los nervios, y encima con unos zapatos de 15cm que me aprisionaban los pies. Por fin llegué al convite y me coloqué mis zapatos Go Salera. Mis pies necesitaban comodidad y relajarse un poco y lo consiguieron.

¡Sin ellos no sé cómo podría haber aguantado hasta la noche!

ropa-interior

La importancia de la ropa interior

Con el paso del tiempo hay una tendencia que se ha instaurado en nuestra cultura de compras relacionadas con la moda.
Hace unos años, no prestábamos mucha atención a nuestra ropa interior por su prácticamente inexistente visiblididad, pero hoy día podemos afirmar de forma rotunda, que la ropa interior de hombre como la lencería de mujer ha subido unos peldaños hasta alcanzar la categoría de prenda esencial de nuestro vestuario.

Opinión personal

Considero que la ropa interior está en auge y que son cada vez más los adeptos que va ganado está prenda de vestir. La prueba manifiesta la encontramos en la proliferante oferta que vamos encontrando en las variadas colecciones de las mejores firmas.
No solo las mujeres han sido víctimas de la fiebre creciente de ropa interior. En los hombres vemos como esta tendencia se ha extendido de una forma muy virulenta. Mi chico es un devoto de los boxers hombre ajustados y he de decir que le quedan genial!!!.

La ropa interior es una seña de identidad

En el mundo de la corsetería vamos encontrando cada vez más diseñadores con una consagrada experiencia que están consiguiendo transmitir a través de sus diseños las expectativas tanto de los hombres como de las mujeres.
Yo personalmente, considero que siempre hay un “modelito” para una determinada ocasión, me gusta combinarlos según las circumnstancias y acostumbro a usarlos desde el tipo más sport hasta el look más sensual.
Cada vez, con más asiduidad, suelo utilizar mi ropa interior según el estado anímico que tenga, en los momentos que más joven y femenina me siento acostumbro a utilizar los conjuntos de:

– Algodón: lo más cómodo y confortable.
– Blondas: elegante y original, un emblema del estilo.
– Encaje: el distintivo de la sensualidad en la ropa interior femenina.

Cada momento es diferente, hay días que estoy rebosante de alegría y es ,en estos días, cuando opto por apegarme a las mezclas de patchwork que se han ganado muchísimas seguidoras esta primavera pasada. Esta nueva tendencia me encanta porque es una fuente inagotable de posibilidades para mentes creativas y originales.
La variedad de colores que más utilizo en estos casos, son los activos de toda la vida: amarillos, rojos, naranjas, pastel,…

Como podéis observar se trata de jugar un poquito y alentar nuestro culto a nuestra ropa interior. Adaptar nuestros tipos de ropa interior a nuestros estados de ánimo y a nuestras predilecciones, poder transmitir nuestra esencia a través de nuestros estilos.

Os animo a que intentéis poner en marcha lo que os he comentado, las grandes firmas saben cada vez mejor cuales son nuestras demandas y han creado una oferta, que pone al alcance de nuestra mano el poder improvisar a partir de nuestra imaginación.

clases ropa interior

Clases de ropa interior

Al echar un rápido vistazo al título del post, es muy probable que pienses: ¿ a ver con que me va a sorprender hoy esta chica?. Es muy posible que ya estés acostumbrada con todo lo básico que concierne a la ropa interior: sujetadores, tangas, braguitas brasileñas, calzoncillos, calcetines,…
Pero verdaderamente, hoy quiero poner especial énfasis en la gran variedad y oferta de braguitas que hoy podemos encontrar en nuestras tiendas favoritas.
La braguita es una prenda que usamos prácticamente cada día. Es tal la cantidad y variedad que existe que muchas chicas podemos llegar a confundirnos, de tal manera que decidimos centrarnos sencillamente en la adquisición del artículo y obviar factores muy importantes como es la atención a la descripción de los detalles de composición y fabricación de las etiquetas.

Estudiemos los tipos de ropa interior que podemos encontrar, contextualizar su uso y los diferentes vestuarios con los que debemos combinarlas:

– Clásicos: esta clase de ropa interior es la típica que nos compraba nuestra madre, ocupan la zona del vientre son de tiro alto y llegan prácticamente al ombligo. Tiene un poco de pernera en su parte inferior cubriendo una pequeña parte de nuestros muslos. Es un atuendo muy cómodo pero a mi me resulta muy poco sexy. Yo únicamnete lo utilizaría para tejanos gorditos para que no se marquen mucho y para ropa holgada.

– De tiro alto o francés: esta clase de braguitas también es un clásico. La diferencia con nuestra anterior braguita es que no tiene pernera y la abertura de la parte inferior tiene el acabado en la parte de arriba de la ingle. En este caso optaría posr utilizarlas con pantalones y evitando su uso con vestuario muy arrapado.

– Hipster: el acabado inferior ocupa media nalga y ofrece un corte superior a la altura de la cadera. Lo encuentras en muchos acabados de encaje por ser considerados como una prenda sensual. Ofrecen un marcado muy levE y podemos utilizarlos con pantalones y faldistas arrapadas.

– Bikini: ofrece unas prestaciones muy similares a nuestra anterior braguita con un corte superior por debajo del ombligo, cubre muy poca zona del vientre y es ideal para utilizarlos con nuestros jeans.

– Boxers o boyshort: como su nombre ya bien indica, tiene el estilo de ropa interior masculina, con su correspondiente adaptación a la figura femenina. Estos boxers son muy cómodos y recomiendo su uso únicamente con jeans para no marcar el corte.

– Tanga: es la prenda de ropa interior femenina más popular, es muy sexy y es muy versàtil para poder utilizarla con una gran variedad de atuendos. Su distinción característica es que descubre la totalidad de las nalgas.

pantalones-campana

Pantalones de “campana”

Las anteriores temporadas vimos el resurgimiento de los tejanos “de campana”, que me parecen muy divertidos y nos van “al pelo” cuando queremos separanros un poco de los manidos jeans de pitillo. La cuestión importante en esta tesitura es ¿cómo combinarlos?.
El lado bueno de los “skinny jeans” es su verstilidad,los pantalones arrapaditos complementan perfectamente con cualquier tipo de calzado, pero los de tiro de campana son un pelín más difíciles de combinar, lo que evidentemente despierta recelo entre las mujeres para utilizarlos en su vestuario, optando por la opción fácil y estancandose en los estrechitos jeans de siempre.
Navegando por la red el otro día encontré estos pantalones que me encantaron.
Pues os voy a decir que los pantalones de campana ofrecen muchísimas alternativas y por lo tanto os pido que ¡no os atasqueis! os voy a comentar los 2 tipos de calzado que probablemente tenéis en vuestro closet que le irán muy bien a vuestro look setentero:

Zapatos de plataforma:

Es el calzado de los setenta por antonomasia, y por ende es fácil vaticinar que combinan perfectamente con nuestros pantalones de ” de campana”. Este zapato es la efigie del calzado “hippy” y le aportará un toque casual a tu look con el empuje adicional de 6-10 cm de altura, que nunca vienen mal si sois un pelín bajitas como yo. Preferiblemente me gustan más en verano porque me encanta llevar los pies destapados y muy importante!, intentad aseguraros de que se vea un poco de plataforma cuando lo utlicéis con los pantalones para no parecer que estamos levitando en el aire.

Zapatos de punta:

De la misma manera que pasa con el calzado de plataforma, los zapatos de pico ayudan a levantarnos un poquito del suelo consiguiendo hacernos lucir más esbeltas y por el lado práctico ayudan a que nuestros tejanos no se ensucien con el suelo. Este calzado le dará un toque mucho más formal y sobrio a tu look. Es interesante intentar que nuestros zapatos tengan una puntera angulosa y alargada, nuestro objetivo es que el zapato se vea y salga de la circumferencia de la camapana. Tenemos quie intentar que parte del zapato se muestre y no quede totalmente eclipsado por el efecto visual del pantalón.

Con estos simples consejitos conseguiremos sacarles partido de una forma muy “casual” a nuestros pantalones, espero que os haya gustado y que os haya sido de ayuda, recordad que la clave en el mundo de la moda es el ingenio y la creatividad.

Ropa para verte más delgada

Pese que llevar una dieta sana y realizar ejercicio son costumbres sanas que debemos intentar asumir, en nuestro objetivo a conseguir el cuerpo deseado, y para estimularnos, podemos apoyarnos de algunos subterfugios que nos ayudarán a lucir más delgadas.
Hay cuestiones comunes que todas conocemos y muchas veces obviamos como, usar colores oscuros o neutros, ahorrar los diseños recargados, ayudarnos con cinturones a concretar esta alineación en nuestro cuerpo, jamás usar prendas que nunca sean de nuestra medida.

Mucha gente tienen el pensamiento equivocado de que aprovechar tallas más grandes nos hará sentirnos más delgadas y realmente eso produce el efecto adverso, lo mismo cuando utilizamos tallas más pequeñas. Hay que seleccionar la talla apropiada, la nuestra. Vamos a luchar por estas tres piezas que te ayudarán a mostrarte más esbelta.

tip-gorditas

Pantalones tipo recto

Llegarán a ser tus mejores aliados en el momento de vestir. Este corte va a conseguir que tus piernecitas se aprecien más estilizadas y siempre que estiras una complexión automáticamente la haces aparentar menos ancha. Puedes estirar esa linea mucho más si combinas calzado del mismo tono que tu pantalón y mejor todavía si estos acaban en punta de pico. Presta atención al largo de tu chaquetilla, que jamás
prolongue tu linea de cadera, es decir, jamás más allá de el cinturón del pantalón. Añade una americana entallada (no muy apretada) que estilice con costuras la linea de la cintura.

Vestidos cuello “Tipo pico ” con alineamiento bajo el torax

Cuando nuestro rostro es redondo lo más idoneo es desplazarla de nuestro cuello para conseguir expresarla más larga, esto lo podemos lograr de forma visual con escote “Tipo pico ”, selecciona chaquetas y vestuario de esta clase, los fruncidos igualmente te favorecen mucho.
Cuando nuestras curvitas no están estructuradas de forma natural, podemos apoyarnos en las costuras, un vestuario con línea de costura achaparrado el pecho te ayudará a parecer que tu cintura se vea más estrecha, y en el cas del pantalón, estira tus piernas, acaba tu indumentaria con calzado a tono de tu piel y producirás sensación.

Mangas TRES CUARTOS

Si usas mangas cortitas o tirantes bastante estrechos, tus brazos se observarán más amplios de lo que son y podemos destacar cositas que queremos tapar. Si usas mangas largas lo que conseguirás será un bloque de color poniendo de manifiesto una complexión muy ancha, por lo que, las mangas TRES CUARTOS son una magnífica opción para ti, porque estilizan tu brazo y no hacen ese bloque de color que comento porque lo cortas. Mantén la proporción en tus complementos, las cosas muy pequeñas y bastante grandes harán que la parte de tu figura donde los uses se luzcan más grandes, cuida el volumen para verte de lo más guapa posible.

Otra cosa bastante normal es alternar con los colores, utiliza tonos oscuros en las zonas más anchas y conserva los claros para las partes más estrechas. Cuando hemos estudiado nuestro cuerpo podemos exprimir todos estos tips para vernos elegantes y maravillosas aun en el más ocasional de los momentos.

post-plumon

El plumífero vuelve a las pasarelas

El impacto del plumífero este otoño nace, sobre todo, de la apropiación que Demna Gvasalia hace de las chaquetas del maestro Cristóbal Balenciaga para su primera colección al frente de la firma. El diseñador español creó abrigos con volúmenes arquitectónicos, siluetas que partían del cuello y liberaban el movimiento en mangas y espalda.
Gvasalia ha hecho lo mismo, pero al estilo siglo XXI. Esto es. con un plumífero -prenda aparentemente sport y poco agradecida- como base. Stella McCartney, Burberry, Chanel, DKNY y muchos otros se han apuntado a la tendencia.

¿Por qué? ¿Cuál es su origen?

A Eddie Bauer, empresario y aventurero, creador de la marca de ropa que lleva su nombre, le encantaba salir de pesca. En una de sus salidas sufrió una terrible hipotermia que por poco le cuesta la vida. Y la necesidad siempre es el detonante de las mejores creaciones: realizó pruebas con una chaqueta ligera y caliente para que no le volviera a pasar. El primer prototipo nació en 1936 y cuatro años después patentó el modelo Skyliner. una chaqueta con pluma de ganso. Fue el inicio del ‘plumas’ tal y como lo conocemos hoy en día.

La alta moda -siempre- se alimenta de la calle. Así que el plumífero no tardó en convertirse en inspiración para ejercicios de costura. A finales de los años 30, Charles James diseñó una chaqueta de noche que, si bien no era un plumas de manera estricta, sí recordaba a esta prenda y su construcción era muy similar gracias al volumen v el efecto acolchado. Su «chaqueta neumática», como él la llamó, era técnicamente muy compleja y predijo que no tendría éxito… pero se equivocó.

Desde ese momento la puffer jacket se convirtió en , un recurso de moda que admitía cientos de declinaciones diferentes. Hay dos casos especialmente llamativos que parten de la idea de un plumas conceptualizado. El primero es el ‘abrigo saco de dormir’ de Norma Kamali. de los años 70. La chaqueta, estética pero de carácter práctico -retenía muy bien el calor-, podía incluso plegarse y guardarse en una bolsa. Años más tarde, ya a finales de los 90. Martin Margiela nivestigó la silueta del edredón y creó una chaqueta que era. literalmente. uno con mangas. Desplegada. su estructura cuadrada era similar a la de una colcha al uso.

Un momento histórico curioso para el plumífero se enmarcó en los años 80. Una subcultura juvenil, los paninari -jóvenes hedonistas de buena familia- inundaron Italia con un estilo heredero del preppy americano. Una prenda fundamental fue el plumas de colores, sobre todo de la marca Moncler. Incluso hay una canción de Pet Shop Boys, Paninaro, que ironiza sobre este movimiento. La ironía suele explicarlo todo. ¿O acaso para convertir un plumífero en objeto de deseo no hace falta sentido del humor?

Comprar ropa: ¿tienda o internet?

Se fijaron eu el actual edificio y todo sucedió rápido porque los dueños «querían marcharse a Cen- tral Park ya que la Quinta Avenida comenzaba a ser demasiado comercial».
100 años después, el espacio se lia reformado gracias al trabajo del arquitecto Tlúerry Despont: seis plantas con todos los productos, talleres, y salones especiales dedicados a clientes irónicos como Grace Kelly, Elizabeth Taylor o Gary Cooper.
Un maravilloso panel con panteras creado por Midavaine da la bienvenida en la entrada principal. «No creo que exista otra tienda así en el mundo -cuenta Despont-, Quería dar a la gente la sensación de estar en una gran maison, con toda su gloria».

Porque han pasado 100 años, pero para Rainero las cosas no han cambiado tanto: «En los años 60 el área comercial creció con Madison Avenue. pero la esencia es la misma. De hecho, ocurre también en París, Londres o Madrid, donde hay zonas con tradición y están muy definidas». El lujo tampoco: «El producto es el mismo. Sí, ha cambiado la idea de la mujer como compradora. ya que ahora tiene capacidad de decisión, sabe lo que quiere y no depende de un regalo. Y algunos cambios según el país, ya que en Europa se compra sentado en una mesa. América es distinta».

Las tiendas físicas siguen siendo, por tanto, relevantes. «Por supuesto que lo son -apunta Rainero-. Internet es un servicio, sin duda, que la gente quiere usar en determinadas circunstancias, pero nuestras piezas necesitan contacto para poder apreciarlas, saber cómo te quedan, ver los detalles… e incluso en determinadas inver- siones la manera de comprar forma parte del placer, del proceso, del recuerdo. Mientras eso continúe, las tiendas seguirán».

Con la rapertura se ha diseñado un collar que recuerda en parte al irónico con el que se adquirió la tienda. «Sólo en la calidad de las perlas -matiza Rainero-, por lo demás es distinto, contemporáneo». El original no es propiedad de Cartier porque «se vendió en una subasta y se desmanteló, dividiéndolo en dos partes». Una pena. El resto del legado continúa intacto. «Es muy interesante porque el cliente busca piezas de ese legado, las clásicas de Cartier. Pero nuestro trabajo es convencerle además de que las piezas nuevas son interesantes ahora y tendrán más valor en el futuro». En 100 años haremos balance de nuevo.» Daniel Borras.
postienda